Vivir en pandemia

En estos tiempos de COVID-19, los trabajadores de Ezentis han tenido que hacer frente a las adversidades y a la complejidad del nuevo escenario para seguir dando continuidad a operaciones sobre servicios esenciales tan relevantes como las comunicaciones y la energía eléctrica.

Julio Franzani

Julio Franzani



La pandemia ha supuesto para todos un antes y un después. En los últimos seis meses nuestras rutinas, ritos, actividades, celebraciones y por supuesto el trabajo, han cambiado, se han modificado o transformado. Cosas tan simples como salir a caminar, hacer la compra, estudiar, practicar deporte, entre tantas otras que “normalmente” hicimos durante años, ya no lo son y tal vez nunca más lo serán o se harán como las recordamos. La pandemia nos ha mostrado lo que era “normal” y ha supuesto para cada uno de nosotros la búsqueda de nuevas formas que comienzan a esbozar una “nueva normalidad”. Solo como ejemplo, ya nadie sale de casa sin usar mascarilla.

Desde el punto de vista de la prevención, las medidas que limitaron el movimiento aún buscan frenar la propagación del virus, tratando de evitar un rebrote y disminuir o contener su impacto negativo en la sociedad. El uso de mascarillas, el lavado de manos y el distanciamiento son también medidas que reducen el riesgo de contagio.

En Ezentis, con operaciones en diferentes países, aumenta la complejidad a la hora de entregar recomendaciones “para todos”, dada la distinta fase en la que se encuentra cada territorio en la lucha contra el virus. En algunos países o regiones se inició el desconfinamiento, en otros lugares ya se ven rebrotes y en otros se mantiene el confinamiento, aumentando la dificultad de llevar a cabo operaciones sobre servicios esenciales tan relevantes como las comunicaciones y la energía eléctrica. No obstante, y a pesar de las dificultades que entraña desarrollar la actividad ante este nuevo escenario, nuestros equipos lo han dado todo para mantener la continuidad de dichos servicios en ciudades, selvas, cordilleras y valles. ¡Mi más profunda admiración hacia todos ellos y sus familias por hacerlo posible!

Ahora, cuando ya sabemos más sobre el COVID-19 y su comportamiento y disponemos de indicadores que permiten observar su evolución, así como conocer qué actividades son de mayor riesgo, podemos salir de nuestros diversos confinamientos minimizando las posibilidades de contagio. No obstante, sigue siendo imprescindible continuar adoptando las medidas ampliamente difundidas como el uso de mascarillas, lavado de manos, distanciamiento social y estar monitoreando permanentemente los indicadores de salud de la comunidad en la que vivimos.

Por supuesto que, para que las cosas vayan bien o a mejor, es necesario el compromiso y responsabilidad de todos en el ejercicio diario de las medidas individuales y colectivas para la prevención de contagio, capitalizando esta experiencia en aprendizaje significativo individual y colectivo, especialmente, para la construcción de una mejor “nueva” sociedad.

¿Te gusta lo que estás leyendo?

Recibe gratuitamente nuestros contenidos y novedades destacadas.

Darme de alta

Relacionados

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    PRESENTACIÓN DE RESULTADOS TERCER TRIMESTRE 2020

    Sostenibilidad

    Avanzamos con paso firme en nuestro compromiso con una gestión responsable fundamentada en nuestros principios y valores.